¿Pueden los vecinos reclamarte el pago de una derrama?

Antes de nada, tenemos que tener en cuenta a que tipo de derrama nos estamos refiriendo. Si hablamos de una derrama para realizar una obra de reparación, una obra de urgencia o simplemente para mantener el inmueble en buen estado, ya sean instalaciones o servicios para la mejora de la accesibilidad no es necesario que estas derramas se aprueben en junta de propietarios.

Por ejemplo, si tenemos que arreglar el ascensor, reparar alguna grita en la fachada del edificio o incluso una grieta estructural que comprometa la estructura del edificio, deberemos abonar la derrama.

Por tanto, antes de actuar, deberemos fijarnos bien a que tipo de derrama nos enfrentamos.

Para entender mejor a que tipos de obras debemos hacer frente económicamente y a cuales no, ahora veremos el tipo de obras que son de obligado cumplimiento para los propietarios y cuales no es necesario el acuerdo en junta de propietarios.

Tipos de derramas:

  • Obras necesarios para el correcto funcionamiento y conservación del inmueble en perfectas condiciones, así como cualquier trabajo en los servicios e instalaciones comunes. Estas últimas de obligado cumplimiento cuando son necesarias para satisfacer los aspectos básicos de la convivencia, como la seguridad, la habitabilidad y la accesibilidad.
  • Desde hace años es de obligado cumplimiento realizar obras para adecuar los establecimientos o las comunidades a personas con discapacidades y personas mayores de 70 años. Este tipo de reformas no necesita de ningún acuerdo previo para su aprobación y posterior desarrollo. Eso si, siempre que el importe total de estas derramas no sobrepase el importe total de 12 meses de cuotas diarias.

Finalmente, lo más indicado en estos casos, ya sean derramas programadas como imprevistas por causas mayores, comprobar detenidamente la documentación aportada que justifica dicha derrama, que dicha aportación económica este distribuida correctamente entre todos los propietarios del inmueble.

Llegados a este punto, lo mejor es ponerse en contacto con los propietarios y comunicarles nuestro problema económico, con el fin de que nos den alguna facilidad.

¿Qué actos se llevarán a cabo?

Antes de nada, la comunidad de propietarios comunicará con antelación la obligación de pago, por escrito, a la persona o personas que no estén al corriente. En este documento, los propietarios deberán detallar la cantidad de impagos pendientes y comunicar la disposición de acudir a los tribunales.

¿ Y si no tengo ningún sueldo para hacer frente a la factura?

Si nos encontramos en este caso, una de las resoluciones condenatorias sería la de abonar dichos importes cuando vengamos a mejor fortuna. Eso sí, si en la demanda se intenta averiguar, no solo los bienes muebles, si no también los bienes inmuebles, en ese caso, si disponemos de ellos deberemos hacer frente a la deuda con estos.

Si necesitas mas información o tienes cualquier otra duda sobre tu comunidad de vecinos, pincha aquí y estaremos encantados de ayudarte.