¿Conoces la ley de propiedad horizontal? Si tienes dudas o no tienes claro de qué va, ¡sigue leyendo! En este post te explicamos cómo funciona, qué debes tomar en cuenta y cuáles son las obligaciones al contar con una propiedad horizontal.

La ley de propiedad horizontal

Es la ley que tiene por objeto establecer las normas y principios que rigen para todos los inmuebles. De manera que regulan la organización, constitución, funcionamiento, y modificación de las mismas.

Hay que tomar en cuenta que el dominio deberá estar declarado en régimen de propiedad horizontal, deberá tener un título constitutivo de división horizontal, además de la extinción de la propiedad horizontal. Así como el nombramiento de las personas encargadas de la administración de la comunidad para la celebración de reuniones en donde se acuerden los gastos comunes.

Todos los inmuebles que estén declarados bajo el régimen de propiedad horizontal tienen que cumplir los requisitos internos que se establezcan previamente para su administración, uso, reparación, conservación, seguridad y mantenimiento.

¿Qué pasa si se trata de un local?

Si se trata de un régimen en propiedad horizontal comercial. Las normas del reglamento se aplicarán haciendo la diferencia del objetivo para el cual fue construido el inmueble. Por lo tanto, todos los titulares, así como los cesionarios, arrendatarios, usuarios o a cualquier persona que ejerza sobre estos bienes serán responsables solidarios de los posibles daños ocasionados en caso de violación o incumplimiento de lo establecido en la Ley de Propiedad Horizontal. Además del reglamento establecido tanto general como interno que se dicte para la conservación, administración y mejora de cada condominio.

Obligaciones de cada propietario

  • El propietario deberá respetar las instalaciones generales de la comunidad, además de los elementos comunes, sean o no de uso general, aunque estén o no incluidos en su piso o local. De manera que se deberá hacer un uso adecuado de los mismos y evitar en todo momento causar daños o desperfectos.
  • Por otro lado, se deberá mantener en buen estado de conservación su la propiedad que se tenga, ya sea local o instalaciones privativas. Reparando los posibles daños que se ocasionen, de manera que otros propietarios o a la comunidad no salgan perjudicados.
  • Se deberán consentir las reparaciones que exija el servicio del inmueble. Además de permitir la entrada a las personas requeridas para la realización de obras, actuaciones de limpieza, reparación o mantenimiento conforme a lo establecido en la Ley. La comunidad tendrá que reparar los daños y perjuicios ocasionados.
  • Se podrá permitir la entrada en la propiedad a los efectos prevenidos en los tres apartados anteriores.
  • Se deberá contribuir con arreglo a una cuota de participación, la cual será fijada en el título. Refiriéndose a los gastos generales para la adecuada conservación del inmueble.
  • Se deberá contar con el título inscrito en el Registro de la Propiedad.