Saber si se puede instalar un punto de carga para coches eléctricos en un garaje comunitario es una pregunta constante que se genera, sobre todo, en aquellas personas que están interesadas en adquirir un vehículo de estas características.

Ya que no todos los integrantes de la comunidad utilizan coches eléctricos, al tratarse de un área común, puede generar cierto grado de incomodidad en algunos vecinos, ya que, al ser una tecnología relativamente nueva en la sociedad, no se tiene mucho conocimiento sobre hasta qué punto este tipo de instalaciones superan los límites e invade la tranquilidad de los demás.

Pero, afortunadamente, existen distintas medidas que se han creado en pro de esta nueva modalidad, en las que se ve altamente beneficiada la movilidad eléctrica en las comunidades, estableciendo este tipo de instalaciones como obligatorias tanto en garajes privados como comunitarios (públicos), donde se determinan que sus administradores tienen un plazo hasta 2021, el cual puede llegar a prolongarse hasta 2030.

Al igual que eliminaron las peticiones de instalación a la comunidad o propietarios, por una parte, para agilizar el proceso de instalación y por otra para evitar que los intereses de algunos puedan limitar las necesidades de los otros, ya que algunos vecinos podían presentar sus alegatos para que no se realizara ninguna instalación, afectando también el derecho de los otros que se pueden ver beneficiados con ello, existiendo una lucha de intereses y derechos.

¿Que reglamento regula estas instalaciones?

De acuerdo a esto y a la instrucción que complementa el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión ITC-BT-52, todas aquellas personas que se vean en la necesidad de instalar un punto de recarga en el garaje comunitario, pueden colocarlo sin ningún impedimentoPero, para ello se debe cumplir una serie de pasos que son requeridos, como lo es la notificación escrita tanto del administrador del sitio como de los vecinos que se ven beneficiados del lugar. Lo que indica que los vecinos no se pueden negar ni prohibirle hacerlo.

Además, debe contar con una constancia firmada y sellada por el administrador sobre que fue informado de la instalación como corresponde, lo que le sustenta el trabajo realizado evitando conflictos futuros. Este conector debe ser un punto de recarga en pared, ya que son los ideales para este tipo de espacios, evitando inconvenientes con los demás usuarios del garaje.

Igualmente, la instalación debe ser realizada por personal especializado que certifique no solo su calidad, sino también la seguridad, que posea un sistema de resguardo para evitar contactos y sobrecargas, las cuales pudieran perjudicar a los vecinos.

Al tratarse de electricidad, si no se hacen los cableados y conexiones correctamente, pueden generar inconvenientes en la red eléctrica de la comunidad, lo que podría generar otras afecciones mayores. Por ello, se requiere de personal profesional que evalué las condiciones eléctricas del garaje comunitario para proceder a las modificaciones, de ser necesarias, y posterior instalación.

Por otro lado, no se exige más que sea pagado y conectado al contador del beneficiado, para así poder disfrutar de este servicio de forma segura. Así que, si estas interesado en adquirir un coche eléctrico y tu mayor preocupación es que utilizaras un garaje comunitario, ¡despreocúpate! Siempre podrás tener acceso a un garaje comunitario, y si no tienes acceso a ninguno, puedes inclusive instalar un punto de carga para beneficiar a toda una colectividad.