Es importante saber que existen licencias según el tipo de reforma que hagas en tu hogar. Hay que recordar que la normativa suele cambiar de una ciudad o comunidad a otra, por lo que habrá más detalles o menos a tomar en cuenta para hacer una reforma según tu localidad. Así que toma nota para que no se te escape ni un detalle.

Licencias según tipo de reforma

Reformas de acabados

Las reformas de acabados y de instalaciones en interiores no necesitan ningún tipo de permiso ni licencia. Es decir que la pintura, los alicatados, los cambios de instalaciones eléctricas y los cambios en la fontanería se pueden hacer sin pedir permisos.

Cambios en la distribución de una vivienda

Por otro lado, si se quieren hacer cambios en la distribución de un hogar, es decir, cambiar tabiques para redistribuir las habitaciones o incluso crear nuevas, sí será necesario un permiso 

municipal. Sin embargo, generalmente en este tipo de reformas no es necesaria la supervisión de ningún técnico colegiado aunque dependerá de lo profunda que sea la reforma.

El primer paso es rellenar un formulario, presentar un plano con las modificaciones a realizar y entregar un proyecto por escrito detallando la reforma y el presupuesto. Además, tendrás que pagar las tasas correspondientes según los cambios a realizar.

Si finalmente necesitas la supervisión de un técnico colegiado, deberá presentarse y firmar el proyecto. Las tasas a pagar por prestación de servicios urbanísticos dependerán de la localidad en la que la vivienda esté situada y de los metros que tenga la misma. En cuanto al ICIO, el Impuesto de Construcción, Instalaciones y Obras, deberás calcular un 4% del total del presupuesto.

En la mayoría de los casos se suele pagar una tasa extra por instalar un contenedor de escombros y de colocación de andamios o vallas. Aunque en realidad éstas últimas es menos común si se trata de una reforma de un piso. El precio de esta tasa dependerá de la ubicación de la finca, el tamaño de la vivienda y la altura requerida de los andamios. Además, habrá que sumar más si se requiere la presencia de un jefe de obra que supervise la reforma.

Cambios exteriores o en fachada

Si quieres hacer cambios exteriores o en fachada necesitarás un permiso municipal. Los trámites son los mismos, sin embargo deberás añadir planos y fotografías al proyecto. En este caso no será necesaria la supervisión de un técnico colegiado, pero sí la aprobación de la comunidad de la finca. Las tasas a pagar son iguales que los otros casos.

Ampliar la superficie de la vivienda

Añadir es siempre más sencillo que derruir, por lo que ampliar la superficie de la vivienda es más sencillo que tirar o modificar. Sin embargo, los permisos y licencias son las mismas, por lo que necesitarás el permiso municipal. Además, en este caso sí será necesaria la supervisión de un técnico colegiado. Y en cuanto a las tasas, éstas serán las mismas que en casos anteriores añadiendo una más para verificar que la obra se ha hecho correctamente.